Change to English

Nueva zona de vuelo: Prado del Rey

parapente-prado-del-rey-cadiz

Hace unos meses, Manuel Peñalver, un piloto habitual de la zona de vuelo de El Bosque, me había comentado que un grupo de pilotos locales estaban trabajando para abrir un despegue de parapente en la vecina localidad de Prado del Rey (Cádiz). Unas semanas más tarde me llamó todo emocionado para contarme que acababan de inaugurar la zona, y que estaban volando en ese mismo momento.

Desde entonces, algunos pilotos más han realizado algunos vuelos en parapente. Hoy me ha tocado mí.

El lugar es conocido como Cerro del Verdugo, de 563 m de altitud, y el pueblo se situa a sus pies. Se vuela la cara Norte-Noreste, con un desnivel de unos 250 m. Se accede en cinco minutos, saliendo desde el mismo pueblo por una carreterilla, no muy bien asfaltada, que lleva hasta unas antenas. Desde allí, un bonito paseo casi llano siguiendo una vereda entre pinos y encinas, te lleva al despegue.

El despegue actual es muy pequeño, apenas cabe un parapente, y resulta técnico, sin mucho margen para el error, ya que detrás tiene una alambrada y un par de pinos. Es muy cortito, pero con un poco de viento ni siquiera hay que correr. Manolo me dice que ellos mismos limpiaron de matojos esa zona, y que están en conversaciones con el Ayuntamiento para ampliar y mejorar el lugar, retirando la alambrada, entre otras cosas.

La ladera tampoco es muy larga, pero da para aguantarse hasta encontrar ascendencias, que las hay, ¡y bien buenas!

Abajo, en el valle hay bastantes opciones de aterrizaje, con recogida rápida.

El lugar es conocido por algunos pilotos de parapente que, en sus vuelos de distancia partiendo desde Montellano o Algodonales, lo han usado en ocasiones como apoyo para ganar altura. Hay buenas térmicas y la brisa sube exactamente hasta el despegue y por toda la ladera. La prueba evidente es que mientras estuvimos allí vimos numerosos buitres que venían a ganar altura allí mismo, para proseguir su camino hacia las sierras de Grazalema.

Las vistas son increíbles, con el pantano de Bornos, las llanuras de Villamartín, Montellano, la sierra de Algodonales al fondo y las de El Bosque y Grazalema detrás.

Tuve la oportunidad de hacer un par de vuelos, y de comprobar que el sitio tiene potencial: eran las cuatro de la tarde de un frío día de febrero y se subía en térmica sin esfuerzo. Es un lugar que, de consolidarse, vendrá a complementar la oferta de zonas de vuelo de los alrededores, aumentando las opciones para volar, y descongestionando un poco la, a menudo, demasiada concurrida zona de Montellano, pues tiene prácticamente la misma orientación para el viento de noreste.

Para la Escuela, impartir cursos de parapente en este sitio puede ser una buena opción, pero habría que mejorar el despegue para hacerlo apto a todos los públicos. Todo se andará…

Os dejo un pequeño video, para que le echéis un ojo al sitio.

[vimeo id=”36818872″ width=”600″ height=”400″ /]