Change to English

Como actuar en caso de accidente en parapente

rescates-accidentes-parapente

Lamentablemente en la práctica de nuestro deporte se producen accidentes, por lo que es nuestra responsabilidad como pilotos saber cómo actuar correctamente para socorrer o ayudar en caso de presenciar un accidente de parapente.

Sin querer entrar ahora en detalles de por qué y cómo se producen estos accidentes, no queremos dejar de decir que en la mayoría de ellos intervienen casi siempre varios factores: la inexperiencia o mala formación del piloto (desconocimiento), las malas condiciones meteorológicas (vientos fuertes, turbulencias) o el material inadecuado, normalmente parapentes de categoría superior a la experiencia del piloto que los vuelan.

La aparente facilidad de manejo de los parapentes y la rapidez con la que se aprende a manejarlos hacen que algunas personas menosprecien el peligro. En otras ocasiones son pilotos expertos los que sufren accidentes, al volar en condiciones o lugares difíciles, al intentar vuelos de distancia o en competiciones.

En nuestra opinión,  si vuelas en condiciones normales, con un equipo acorde a tu nivel, y respetas las normas básicas, las probabilidades de que sufras un accidente volando en parapente son bastante bajas.

¿Como actuar si vemos un accidente?

Vamos a intentar daros unos consejos simples y prácticos para que sepamos actuar de la mejor manera que nos sea posible para socorrer a un accidentado de parapente, aunque las pautas son las mismas para un accidente de coche, o de cualquier otra índole.

PROTEGER – AVISAR – SOCORRER

Aprende esa secuencia, es importante que lo hagas en ese orden. No vale ponerse a socorrer al herido antes de avisar a los servicios de emergencia, y sin antes haber asegurado la zona. Hay que seguir ese orden. Vamos a ver cada uno de esos pasos.

1. PROTEGER

Lo primero que hay que hacer es AUTOPROTEGERNOS a nosotros mismos, para evitar que nos accidentemos también nosotros y, en lugar de un herido, tengamos dos. Si por ejemplo vemos un piloto caer en una zona abrupta, sotaventada con rotores y turbulencia, quizás no sea buena idea intentar aterrizar a su lado, poniendo en serio riesgo nuestra integridad. Mejor aterrizar en un lugar más alejado pero seguro. En el caso de un accidente de coche, tendremos que parar a un lado seguro, para evitar una colisión de otro coche, evitar ser arrollados, desconectar la llave del contacto del coche accidentado,…

Luego, PROTEGER AL ACCIDENTADO. En el caso de un accidente de coche, que por ejemplo esté ardiendo el coche, está claro que lo primero es sacar al herido del coche y alejarle. En el caso de un accidente de parapente, se me ocurre que haga mucho viento y el parapente o el paracaídas amenacen con inflarse y arrastrar al piloto; en este caso, hay que liberar el ala o el paracas antes de nada, para evitar algo peor.

En la mayoría de los casos, bastará con evitar que el piloto accidentado se mueva o ruede por la pendiente hacia abajo, si está en un lugar abrupto.

2. AVISAR

LLama a los servicios de emergencias. El móvil es un instrumento increíblemente útil para rescates en montaña. Llama al número 112. Este número funciona incluso aunque no tengas cobertura o no tengas saldo.

Aunque los profesionales al otro lado del teléfono saben qué preguntarte, ayudarás más si mantienes la calma y les das información clara y concreta.

Por ejemplo, entre esta llamada: “Servicios de emergencia, ¿dígame?” – “Si, mire, es que se ha caído uno ahí, que lo he visto yo que estoy en el mogote, porque hacia mucho viento y, mira que le hemos dicho que no saliera, que yo había volao ya antes y casi no penetraba, y eso que tengo un parapente 2-3 que es más rápido que el que vuela este tío, pero se ha empeñao y, bla bla bla bla…”

Y esta otra: “Servicios de emergencia, ¿dígame?” – “Si, mire, ha habido un accidente de parapente, estamos en la cara este de la Sierra de Líjar, en la localidad de Algodonales, Cádiz. El accidentado es un hombre de mediana edad, ha sufrido un golpe fuerte. Está consciente y se queja de dolor en la espalda.”,

pues hay cierta diferencia… por lo pronto no perdemos tiempo, que a veces, puede ser vital.

Es importantísimo que conozcas el nombre del lugar donde estás volando, para dar indicaciones precisas de a dónde deben acudir los servicios de emergencia.

3. SOCORRER

Una vez que ya estén avisados los servicios de emergencia, mientras llegan, debes socorrer al herido.

Debes saber que es tu obligación socorrer a un accidentado, pero no lo es el hacer de sanitario, si no tienes los conocimientos apropiados (a menos que seas médico, vamos…).

No prestar auxilio a un accidentado es delito, es decir, si te piras tras ver el accidenta o pasas de el colega. Eso si no hay nadie ya auxiliándole, claro! Si ya hay gente atendiendo el accidente, puedes pasar… de hecho, muchas veces sobra gente alrededor de un accidentado.

Pero nadie te exige que hagas de médico, ¿vale? Esto es muy importante!! ya has avisado a los servicios de emergencia y estás allí acompañando al herido hasta que lleguen. No tienes que hacer nada más, si no sabes. No hay que ponerse a hacer torniquetes, ni respiración artificial, ni a vendar nada… si no sabes qué hacer, estate quieto, no hagas nada.

Muchas veces, la sobre actuación puede ser peor que no hacer nada.

NO MOVER AL HERIDO

No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido. No mover al herido….

Podemos repetirlo mil veces más (es fácil con copiar y pegar)… es muy importante inmovilizar al herido, no moverlo de la posición en la que está, o moverlo lo mínimo indispensable para que esté algo más cómodo.

La “Posición de Seguridad” es útil si está inconsciente, porque evita que se ahogue si vomita. Te pones de rodillas delante, le flexionas la pierna, una mano en el hombro y otra en la pierna, detrás de la rodilla, y le giras hacia a ti.

posicion-seguridad-heridos-parapente

Por la posición de vuelo que llevamos, es muy habitual en los accidentes de parapente que el piloto sufra lesiones en la columna vertebral: fracturas o aplastamientos de vértebras. También podemos tener lesiones en órganos internos.

Por si no lo sabes, por el interior de la columna vertebral corre la médula espinal. Son como los cables que conectan tu cerebro con el resto del cuerpo. Si estos cables se cortan, puedes quedar hemipléjico o tetrapléjico, es decir, sin movilidad de cuello o cintura para abajo.

Una vértebra fracturada puede resolverse muchas veces solo con un corsé y reposo. Pero si la vértebra está fracturada y el herido se levanta, se mueve o camina, la vértebra puede moverse y seccionar la médula espinal. Cortará los cables, y el herido perderá movilidad. Y es irreversible.

De modo que ojito con mover a los heridos. Además, sería tu responsabilidad si mueves a un herido y le provocas más daños de los que ya tiene.

No muevas al herido, e  informa al herido de que no debe moverse, si quiere hacerlo. Olvida el mito ese de que si puedes mover las piernas es que no tienes daños en la columna. Puedes tener daños, pero que aún no te haya afectado a los nervios.

ENTONCES… ¿QUE HAGO MIENTRAS LLEGA LA CABALLERÍA?

TRANQUILIZA AL HERIDO: si el herido está nervioso puedes tratar de clamarle. Se positivo, no digas cosas como “hostia que chungo… un amigo mío se metío una como esta…”… mejor dile “tranquilo, la ayuda está en camino y en poco estarás en el hospital”. Si no sabes qué decir, no digas nada. Es mejor callar que meter la pata.

NO DAR DE BEBER NI COMER AL HERIDO: otro mito… beber. No es necesario y solo puedes liarla más.

SI VIENE UN HELICOPTERO: recoge todo el equipo, para que el helicóptero pueda aterrizar sin problemas. Un helicóptero levantará el parapente o el paracas del accidentado con el viento de las aspas.

Es importante que no despegue nadie más y que los que estén volando aterricen, para que el helicóptero pueda maniobrar con seguridad. Un piloto de helicóptero no entrará a una zona llena de parapentes revoloteando… informa de esto a todos en el despegue y que se pongan a ello por las radios. Recoger todos los equipos de la zona del despegue, porque es posible que el helicóptero aterrice allí.

GRANDES HERIDAS SANGRANTES: Si te encuentras con una gran herida que sangra mucho, debes taponar la herida para evitar que el herido se desangre. Pon un trapo limpio sobre la herida y haz presión, y manténla presionada.

No hagas torniquetes. Eso se hace en las películas. Para hacer torniquetes hay que saber hacerlo, y esto no es una clase de primeros auxilios. Un torniquete puede terminar en que le amputen el brazo o la pierna al herido… y tú serás el responsable.

 

Esperamos que estos consejos os hayan sido útiles, pero que no los tengáis que poner en práctica ;)