Change to English

Nuevos pilotos de parapente ZG

alumnos-escuela-parapente-zero-gravity-algodonales

Cuando yo hice la mili (soy de la quinta del 88… viejuno ya, de la época en la que se hacía el servicio por la Patria y te hacías un hombre hecho y derecho ¿…?), recuerdo que decíamos “la blanca” para referirnos a la cartilla militar que te daban sellada al cumplir el servicio militar. Así, “que te dieran la blanca” significaba que te entregaban la cartilla , que estabas licenciado, que habías cumplido con tu deber como patriota y que podías irte ya a tu casa y buscarte la vida como cualquier ciudadano de a pié.

Recordando esa expresión de recluta, el pasado fin de semana “dimos la blanca” a otros cuatro alumnos (reclutas) de nuestra Escuela de Parapente: de izquierda a derecha, Ismael, Pepe Ruiz, Jaime y Ángel.

Aunque he de decir que Ismael y Pepe han hecho sus cursos de parapente relativamente rápido, para Jaime y Ángel ha supuesto una verdadera mili, jajajaja….

curso-de-parapente-algodonales-cadiz-sevillaEl fin de semana pasado hicieron ya sus vuelos de forma autónoma, despegando desde la cara este de la Sierra de Líjar, en Algodonales (Cádiz): las condiciones de vuelo eran térmicas, un poco movidas, en las que no fue fácil mantenerse en el aire, porque igual subías que bajabas, y había que girar bien las térmicas para ganar altura.

Si duda el triunfador de la tarde fue Angel, que consiguió subir hasta la misma base de las nubes, estrenando su flamante Niviuk Koyot, sin variómetro y sin asistencia por radio (se quedó sin pilas al rato de despegar).

Luego, en la zona de aterrizaje, con todos ya en tierra, decidimos que después de haber hecho esos vuelos podíamos “darles la blanca”, y considerarles ya pilotos de parapente autónomos.

Aunque en nuestra Escuela tratamos de cuidar y mimar a todos nuestros alumnos por igual, hemos de decir que a estos cuatro reclutas les tenemos un cariño especial, no solo por los buenos ratos que hemos pasado con ellos durante los cursos, sino porque son, de verdad, muy buena gente.

A diferencia de la mili, en la que cuando salías por la puerta del cuartel con tu blanca en la mano, nunca más volvías a entrar, en nuestra Escuela la puerta sigue abierta, y nuestros alumnos licenciados vuelven cada fin de semana a volar con el resto de los miembros de nuestro Club de Parapente.

Compañeros, enhorabuena a los cuatro, y que disfrutemos de muchas horas de vuelo juntos!