Change to English

Cursillo de Lanzamiento y Plegado de paracaidas 2012

Aquí os traemos un resumen de cómo fue el Cursillo de Seguridad en Parapente: lanzamiento y plegado de paracaídas de emergencias que organizamos el pasado fin de semana, así como algunas conclusiones sobre incidentes que vimos, que pueden ser interesantes.

curso-plegado-paracaidas-zero-gravity-parapente-2012

Un año más, el Ayuntamiento de la localidad de Teba (Málaga), a través de su Concejalía de Deportes, colaboró con la Escuela de parapente Zero Gravity cediendo las instalaciones del polideportivo municipal para que pudiéramos organizar el Cursillo de lanzamiento y plegado de paracaídas de emergencia.

El local cuenta con todo lo que necesitamos para hacer este cursillo; en él, instalamos una plataforma de unos 8 metros de altura desde la que los pilotos debían saltar, colgados de unas cuerdas atadas a las vigas del techo, y abrir sus paracaídas. Este sistema es simple, pero efectivo, ya que conseguimos simular una situación de emergencia en vuelo, en la que el piloto debe actuar rápido para lanzar su paracaídas. El movimiento pendular y de rotación que se consigue es parecido al que puede encontrar un piloto que pierda el control de su parapente, y a algunos de ellos, desorientados, les costó un poco más de tiempo de lo esperado encontrar el asa del paracas.

Exitazo total de participación: participaron unos 40 pilotos, entre alumnos de la Escuela, de nuestro Club de parapente y pilotos de otros clubes y localidades (algunos vinieron desde tan lejos como Guadix!… gracias, amigos, por visitarnos). La verdad es que nos ha alegrado mucho este año ver la cantidad de gente que estaba interesada en el cursillo. Para hacerlo con cierta calidad tuvimos que limitar las plazas a 30 pilotos… finalmente cerramos las inscripciones con 35, pero hubo algunos más que se presentaron a última hora.

lanzamiento-paracaidas-parapente-zero-gravity

Tras una charla teórica y una explicación práctica del sistema de plegado del paracaídas, los pilotos pasaron a la acción, saltando desde el “terminator” y abriendo sus paracas. Luego, por parejas, plegaban los paracaídas.

Vimos algunas incidencias en los simulacros, que os resumimos aquí, porque creemos pueden ser interesantes para que todos saquemos conclusiones:

1. No extracción: el piloto tiraba del asa, pero el contenedor de la silla no se abría y no podía extraer el paracas. El fallo fue de material y mantenimiento. La instalación del paracaídas en la silla era correcta, pero una de las gomas que cerraban el contenedor era vieja y se había vuelto rígida, apretando el pin del cierre. Era necesario tirar con mucha fuera para que el pin saliera. Sustituida la goma, el piloto volvió a saltar y extrajo el paracas sin problemas.

2. No extracción: En este caso, el equipo estaba instalado correctamente, pero el asa del paracas se cerraba con un velcro bastante ancho. La piloto, una chica, no tuvo fuerza suficiente para despegar el asa del velcro. La verdad es que los velcros pueden resultar difíciles de despegar, dependiendo de la dirección en la que tiremos. Y más, mientras más anchos son. Cada vez es más raro ver que los fabricantes de sillas de parapente usen velcros para las asas de los paracas, por este mismo motivo, pero aún puedes encontrarlos. El velcro funciona así: tiene una parte hecha de miles de pelillos de fibra sintética, y otra formada por miles de diminutos ganchitos, que se enganchan a los pelillos de la otra parte. Son tantos que , juntos, pueden ejercer una gran fuerza. Para mitigar este problema lo que hicimos fue quemar ligeramente la superficie del velcro con un mechero (la parte de los ganchitos, no la de los pelillos). De esta manera, destruimos parte de los ganchitos y, al reducir su número, también el velcro pierde fuerza. La chica volvió a saltar y, esta vez, abrió el paracaídas sin problemas. Si tienes un asa de este tipo, es buena práctica que, en la revisión prevuelo, despegues y vuelvas a pegar el asa en el velcro. Así evitarás que esté demasiado pegado. Con el paso del tiempo los ganchitos de los velcros se enganchan más y más…

3. Enredo del paracas con el acelerador: otro piloto pudo sacar el paquete del paracas sin problemas, pero éste quedó enganchado con el pedal del acelerador. En una situación real no se hubiera podido abrir el paracaídas. Realmente, no fue un problema de mala instalación, sino que como el acelerador estaba sin conectar al parapente, el pedal colgaba por debajo de la silla. Si hubiera estado en vuelo iría conectado al parapente y la tensión dejaría pegado el pedal a la parte inferior de la silla. Para evitar esto es necesario que el pedal esté conectado a la silla con unas gomas elásticas, que siempre lo mantengan pegado a la silla, y no quede colgando debajo de esta. De otro modo, como en este caso, puede quedar colgando y enredarse con el paracas en caso de tener que sacarlo (puedes haber olvidado enganchar el acelerador a las bandas antes de despegar…).

Vimos un caso parecido en otro cursillo, pero el paracas se enganchó con el estribo. Hoy en día hay sillas que traen un sistema que liberan un lado del estribo al mismo tiempo que tiras del asa del paracas, evitando este problema. Esto solo pasa en sillas con estribo que tengan el paracas instalado debajo del asiento (no pasa si está colocado en la espalda o ventral). Si no llevas los pies en el estribo, éste colgará bajo la silla, inclinado hacia atrás por el viento relativo, y por detrás del contenedor del paraca. Por eso, al sacar el paracaídas, tendrás muchas papeletas de que se enrede en el estribo. La solución es llevar siempre el estribo en los pies, o si quieres soltarlo, pasar un pie por debajo del estribo, de manera que te quede sobre el empeine del pie y no colgando bajo la silla.

4. Alguno de los pilotos tardaron un poco más de lo normal en encontrar el asa del paracaídas. Es muy importante saber dónde queda exactamente el asa. Podéis (debéis) practicar esto; colgando la silla en un columpio, o cuando esteis en un vuelo tranquilo, llevad la mano hasta tocar el asa del paracas (sin cogerla ni tirar de ella!!! solo tocarla…). Debe convertirse en un movimiento automático para vosotros.

 

cursos-seguridad-en-parapente-zero-gravityQueremos desde aquí agradecer al Ayuntamiento de Teba y su concejal de deportes la ayuda prestada, a todos los socios que echaron una mano en la instalación, en especial a Fidel Santos, que es nuestro contacto en Teba y quien hizo las gestiones en el ayuntamiento, además de ser el responsable de garantizar la seguridad en los saltos desde el “terminator”.

Pero de lo que estamos agradecidos de verdad es de la asistencia de tantos de vosotros al cursillo. Ni que decir tiene que este interés que vemos nos anima a seguir organizando este curso, que parece que se está convirtiendo ya en un clásico del calendario de eventos locales dentro de nuestro mundillo.